PENSAR POLÍTICAMENTE

Pensar Políticamente es una recopilación de diversos artículos que pertenecen al experto en Filosofía Política Michael Walzer. Estos artículos, representan una gran preocupación política por atender a las diversas cuestiones que tanto nos afectan en una sociedad diversa y globalizada. Estas tesis conciernen asuntos como, la abstracción universal y el discurso político, el liberalismo y el comunitarismo, la acción política y la justicia social, el multiculturalismo, el proceder de la intervención humanitaria, los Derechos Humanos e incluso el dilema de las manos sucias como desafío a la ética.

Dada la gran variedad de temas que trata, me dispongo a hacer un análisis holístico, y para ello resaltaré las ideas que se hallan relacionadas con el comunitarismo, ya que transversalmente concurre como concepto fundamental, haciendo especial referencia a la postura ético-discursiva entre filosofía y política, y entre liberalismo y colectividad.

Para empezar; ¿Cuál es el cometido del raciocinio filosófico? En los primeros capítulos, Walzer establece una clara separación entre reflexión filosófica y acción política y/o democrática. Walzer asocia el pensamiento filosófico a la abstracción de valores universales y de manera analítica, por lo que el filósofo omite a la comunidad y sus argumentos no responden al mundo. Para ello, menciona a Wittgenstein, autor que predicó que el filósofo no es ciudadano de ninguna comunidad de ideas. Amplía su discurso mediante Habermas, conocido por su teoría basada en la participación política que llama “deliberación”, haciendo de este un concepto pendiente de revisión y ampliación. Pues en el capítulo 9 -Deliberación, ¿Y qué más?- añade que la política va más allá de la razón, e incluye otros valores como son la pasión y la valentía.

Con ello, en el capítulo 3- De la objetividad- M. Walzer nos clarifica la objetividad como una construcción social que depende de un ambiente y unas condiciones. Los Derechos, por tanto, son creaciones a posteriori de la comunidad (por lo que discrepa con el liberalismo clásico que veremos ulteriormente), desarrollándonos a través de una praxis social, y por ello, la abstracción de valores universales es un objetivo fallido. «Los objetos interesantes (…) siempre pueden ser de otro modo» (Walzer 2010:92)

Esta problemática nos lleva a la pregunta; ¿Cuál es la concepción de liberalismo de M. Walzer? Walzer expone que el liberalismo ha triunfado al separar unas esferas de otras, «el liberalismo es un mundo de muros y cada uno de ellos crea una nueva libertad» (Walzer 2010:94). No obstante, en esta victoria persiste el alegato comunitarista. De acuerdo con las críticas de izquierda, nuestro autor cree en socializar el liberalismo para que esté al servicio de una mayor pluralidad de intereses; «el liberalismo se transforma inmediatamente en socialismo democrático cuando el mapa de la sociedad está determinado socialmente» (Walzer 2010:110), pero siempre dentro del escenario del mercado, ya que sus artículos se desarrollan a través de la crítica y no tanto desde perspectivas utópicas.

Ésta idea que reaparece en el capítulo 7-La crítica comunitarista del liberalismo- Explica el por qué retorna la crítica comunitarista del liberalismo, y la importancia de que esto ocurra como una alerta. Mediante dos críticas que alarman de la desintegración del vínculo social como resultado del sistema liberal, a lo que Walzer responde admitiendo unos vínculos sociales que están en riesgo, aun resistiendo a la fragmentación y al desarraigo social.

Seguidamente para reforzar la línea argumentativa del comunitarismo en el capítulo 8 encontramos el argumento “pro-sociedad civil”, alejándose otra vez del clásico liberalismo, y promoviendo una política democrática basada en la asociación de la ciudadanía en forma de redes, como espacio de acción humana como son los sindicatos, los vecindarios etc. Y siendo un Estado democrático sano, éste debe apoyar y subvencionar el ser social. Para ello, justifica la existencia de un universalismo re-iterativo, explicado en el capítulo 12 -Nación y universo-. En el desarrolla una idea de moralidad que se construye mediante un meta-relato, en unas condiciones, y en una comunidad.

En mi opinión, todo análisis y/o crítica social debe estar arraigada a un colectivo para poder materializarse en acción política, y esto es un reto político al igual que filosófico. Como bien dijo Walzer «la distancia es enemiga de la penetración crítica» (Walzer 1996:205). Sobre la segunda cuestión, el liberalismo socializado puede ser una medida eficaz a corto plazo para luchar contra un liberalismo de cada vez más alienante. Para mantener fuertes y fuera de riesgo los vínculos sociales, se tendría que invertir la lógica liberal que se rige por la auto-conservación y el máximo beneficio.

Finalmente, Pensar Políticamente nos conmemora la enorme variedad de cuestiones que debe preocupar a la política activa. Resulta enriquecedora para aquel sujeto que se dispone a tomar decisiones para otros sujetos, y que tal vez se enfrente al dilema de las manos sucias entre otros conflictos ético-morales, pues pensar políticamente es pensar en todo.

Bibliografía:

Walzer, Michael. 2010, Pensar políticamente, Barcelona, Paidós Ibérica.

Walzer, Michael.1996, La compañía de los críticos. Intelectuales y compromiso político en el siglo veinte. Buenos Aires.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s